Dale me gusta a Diario El Andino de Salta

-

Pronóstico de Tutiempo.net
hola
Último Momento!  
20/09/2019 :  



Está comprobado que los niños que son amamantados durante los primeros seis meses de vida están menos expuestos a sufrir enfermedades, ellos tienen menor riesgo de padecer asma, alergias, diabetes, obesidad, desnutrición infantil, neumonía, infecciones del oído y eventos de diarrea

Además de aportar los nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo saludable, la leche materna es considerada la primera vacuna que recibe un bebé recién nacido por los anticuerpos que contiene, puntualizó Rafael Leobardo Apodaca Rodríguez, Conocido ginecólogo de México.

“Está comprobado que los niños que son amamantados durante los primeros seis meses de vida están menos expuestos a sufrir enfermedades”, agregó el director del Hospital Ginecopediátrico número 2 de Los Mochis.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los bebés que no reciben leche materna durante sus primeros meses de vida tienen más probabilidades de morir que los que sí la toman. Es por ello que la leche materna es fundamental para la recuperación de los bebés que se encuentran en terapia intensiva.

“Se recomienda iniciar la lactancia durante primera media hora después del parto y amamantar al bebé cada vez que lo necesite. Durante los primeros seis meses de vida la leche materna debe ser el único alimento del bebé. A partir de los seis meses se recomienda agregar alimentación y según la OMS un bebé se debe amamantar hasta los dos años de edad”.

La leche materna es el mejor alimento y el más nutritivo para los bebés, es de fácil digestión y evita el estreñimiento, mejora el índice de morbilidad e incrementa el coeficiente intelectual si se da de manera exclusiva los primeros seis meses.

Al respecto, Illiani Alexander Félix Mejía, neonatóloga pediatra de terapia intensiva del Hospital General de Los Mochis (México), señaló que los niños que lactan tienen menor riesgo de padecer asma, alergias, diabetes, obesidad, caries en los dientes, desnutrición infantil, neumonía, infecciones del oído y eventos de diarrea.

“Después de la impronta, es decir, la primera toma de pecho, la lactancia continúa con libre demanda, en lo que la mamá incrementa su producción de leche que generalmente se da después de las 72 horas de vida; a partir de ahí, los niños van espaciando sus tomas cada dos o tres horas”.

La leche que se produce en los primeros tres días se llama calostro y contiene los nutrientes que el bebé necesita para crecer y desarrollarse sano como proteínas, carbohidratos, grasas, agua, vitaminas, minerales y hormonas, así como también factores bioactivos y factores antiinfecciosos.

“A partir de las 72 horas viene la bajada de la leche y es cuando la producción incrementa, por eso se van espaciando las tomas porque el niño queda más satisfecho, no le da hambre tan seguido. El estómago del bebé al nacimiento tiene el tamaño de una cereza, le caben de 3 a 5 mililitros y con eso es suficiente”.


Contacto piel a piel
El mayor estímulo para la producción de leche materna es el contacto piel a piel, es decir, la succión del bebé.

Una mamá que deja de prenderse al bebé va a terminar la producción de leche. El cerebro detecta que ya no tiene necesidad de producirla y lo deja de hacer”.

Existen signos tempranos, intermedios y tardíos para identificar el hambre de un bebé, y lo recomendable es alimentarlo durante los signos tempranos.

“En los tempranos el bebé anda buscando, abre su boquita, saca la lengua, estira manos y piernas, significa que ya tiene hambre. Lo ideal es que se les amamante en ese momento. En los intermedios el niño está más agitado y en los tardíos el bebé llora y está irritable”.

En los bebés, el contacto piel a piel normaliza los signos vitales, mejora la frecuencia cardiaca y respiratoria, así como la oxigenación de todo el cuerpo, además controla la temperatura y lo ayuda a adaptarse al medio externo más rápido. Y en la mamá existe una liberación de hormonas y sentimientos incrementada que le sirve de relajación.

“Los niños vienen de un medio en el que estaban protegidos, calientitos y cubiertos siempre por la mamá, escuchando los latidos del corazón las 24 horas, y de repente salen a un mundo seco, tiene frío, ya no están con la mamá las 24 horas, es mucho el cambio que sucede y la adaptación psicológica es muy importante”.

“Cuando el neonato está en cercanía con la madre, físicamente siente una comodidad por los sonidos que emite el cuerpo de la madre como los latidos cardiacos y la respiración, que le recuerdan el vientre materno”.

Al ser alimentado por el seno materno, el bebé siente el ambiente exterior más seguro por la protección que le brinda el calor de la madre.

Los estímulos del exterior no son tan fuertes a la percepción inmadura de sus sentidos. El niño se acostumbra al pecho materno, por lo que la madre se vuelve la primera relación social del niño”.

La lactancia materna acelera la recuperación de la madre, le ayuda a perder el peso ganado durante el embarazo más rápidamente y es más difícil que padezca anemia tras el parto. También tienen menos riesgo de hipertensión y depresión posparto. Además, la osteoporosis y los cánceres de mama y de ovario son menos frecuentes en aquellas mujeres que amamantaron a sus hijos.

F:debate.com


NO HAY COMENTARIOS AUN.
Notas relacionadas


{SUPERDEPORTES}
{NOTICIAS_BLOCK}
{NOTICIAS_COLUMNA_A2} {NOTICIAS_COLUMNA_B2}

{NOTICIAS_COLUMNA_C2}

Diario El Andino de Salta   |   © Copyright   |   Todos los derechos reservados © 2016

  Menú
  Secciones
  Calendario Agenda
DomingoLunesMartesMiercolesJuevesViernesSabado
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
Marcador de fechas con eventos